La mejor parte de Bodas en Playa del Carmen



Entre el 6 y el 7 de abril, a lo prolongado de agotadores cruces de proposiciones, denegaciones y conjunciones pactistas, ambas delegaciones convienen los términos del Acuerdo: Marruecos recupera sus libertades y ejercerá su autoridad sobre el conjunto del comarca, Tánger incluido.

El 24 de diciembre de 1954, cuarenta y nueve personas son víctimas, en Casablanca, de un sádico que les tiende una trampa en forma de bidón de gasolina cargado de explosivos. Diecinueve de esas víctimas son muertos. Despedazados. Y la ancianoía son cristianos. Las represalias se llevan la vida de varios marroquíes. Como sus oponentes

Capitán de la 1ª compañía del 1er batallón del Regimiento de África n.º 68. En el Desastre de Annual tuvo un singular protagonismo durante la retirada de la columna de Zoco el- Telatza hacia la zona francesa, al proteger con su sacrificio el paso de la columna a través del desfiladero de Maachen.

Pétain lo condenó a homicidio en rebeldía. Al dejar el Gobierno en manos de Pierre Laval, filonazi convencido, Vichy pasó de estado-balneario a estado-torturador. Ni los judíos nacidos en Francia se salvaron. En agosto de 1945, enjuiciado por inscripción traición, su sentencia de crimen pasó a la firma del Caudillo De Gaulle con la recomendación de “esclavitud perpetua”, dada la permanencia (86 años) del reo. Internado en la isla-prisión de Yeu, solo un boato le fue permitido: cada catorce díGanador le entregaban un cajón con naranjas de Valencia. Su remitente, siempre el mismo: “Militarísimo Franco”.

Diplomático y estadista. Siendo comandante de Estado Veterano, fue designado, en noviembre de 1918, ayudante del ministro de la Cruzada, Berenguer. Desde ese puesto fue informante de los aciertos y desaciertos que culminaron en la hecatombe de Arruit. Acompañó a Berenguer en sus viajes de inspección al Rif, por lo que conocía aceptablemente a Silvestre y sus oficiales. Sabía cuáles eran sus posibilidades e intuía sus límites. Tras la dimisión del encausado Berenguer en 1922, ocupó destinos en la Capitanía de Canarias, que combinó con sus estudios en l'École Supérieure de Guerre, en Parejoís. En 1928 fue famoso unido marcial en Berlín, con jurisdicción sobre Praga y Viena. Se mantuvo en tan privilegiada atalaya hasta 1934, por lo que fue testimonio de la irrupción del Tercer Reich. Las relaciones que allí formalizara le permitieron atreverse con empeño tan audaz como su neutralismo proaliado (Reino Unido y Estados Unidos) en cuanto Franco lo nombró, en agosto de 1940, ministro de Asuntos Exteriores.

Tras licenciarse en Cardiología ingresa, en septiembre de 1921, en la Sanidad Militar. En enero de 1922 es destinado, como teniente médico, al Asociación de Regulares de Tetuán nº 1. Su acomodo en este contingente de fieros guerreros, bajo las órdenes de curtidos mandos españoles y oficiales moros

Pues -si no me equivoco- la partida de inicio literal tienes que solicitarla en la Iglesia donde te hayan mojado. Si te bautizaron en Bélgica pues es alli donde debes pedirla.

Muy distinguido en Filipinas y Cuba. General Jefe de Melilla desde 1905. La atentado rifeña del 9 de julio de 1909 contra los obreros españoles lo exaspera. Desacertado en su réplica táctica, la empeora al ordenar a la flotilla de cañoneros que bombardee los aduares de la costa. El Rif se inflama de ira y cerca Melilla. El expedición de refuerzos acaba en desastre: el Militar Pintos no le expone sus dudas y él no se adelanta a despejárselas. Muere Pintos en el Barranco del Lobo. En siete díVencedor de combates, mil setenta y seis bajas. Arde Barcelona y llora España. Pero reconquista el Gurugú, ocupa Zeluán y recupera la confianza del país. Ascendido a capitán Caudillo, la prensa lo ensalza y en las calles se le vitorea. Tras dimitir Alfau como suspensión comisario, le es ofrecido (15 de agosto de 1913) el puesto.

en su indignación al enterarse de que doña Victoria Eugenia portaba el virus hemofílico y sus hijos varones lo padecían, recurriendo él al amancebamiento como castigo a una

Otros le recuerdan de distinta forma, por lo que le envían a Mallorca como Administrador. Primo de Rivera firma, en 1926, su pase a la Reserva. La República reconoce sus fidelidades —sus conspiraciones aún— con destinos de corta duración. En julio de 1936 está al mando en Zaragoza. No puede impedir que detengan, en su despacho, a Núñez del Prado, amigo suyo e inspector de la Aeronáutica, al que fusilan. Convocado a Junta de Jefes en Burgos, los sublevados lo elegirán (24 de julio de 1936) como “presidente” al ser el Caudillo más antiguo. El 21 de septiembre la candidatura de Franco, a la que él opone su inhibición, es aprobada por unanimidad. Franco apunta el desaire y lo nombra inspector del Ejército en un país en cruzada donde cada Militar se siente un caudillo y no tolera inspecciones de nadie. Evita algunas barbaridades y, exhausto, muere. Enlace a Wikipedia

Se publica en el tablón de anuncios de la Parroquia de residencia de cada contrayente y en la que se ha vivido hasta la mayoría de permanencia.

Cae herido. Se venda como puede y prosigue su labor, hasta que lo ordenan retirarse. Deja atrás el tableteo de las ametralladoras, no Triunfadorí los gritos de sus heridos. No puede soportarlos y vuelve al fuego. Algunos supervivientes lo verán cojear en su ansioso descenso cerca de esta página la hermandad rematada. Las ametralladoras han enmudecido, los heridos no. Aunque los ve, pero a él lo ven otros. Será dado por desaparecido. Y desaparecido sigue a data de actualmente. En noviembre de 1929 le concedieron, a título póstumo, la Laureada.

Rechazó sucesivos ofrecimientos de Mohammed V, repuesto en el trono (1956), para que regresara a Marruecos, donde sería considerado «héroe del reino». Opuesto a que su regreso se efectuase cuando aún quedaban tropas españolas en suelo marroquí –la compleja retirada del ejército castellano concluyó en agosto de 1961–, volvió a mostrar su disconformidad hacia tales ceremonias aduladoras cuando le fueron reiteradas, en 1962, por el rey Hasan II, prueba evidente de que repudiaba los favores monárquicos.

Hola Ana… pues la verdad que no lo sé, sólo se me ocurre que escribas a la Diócesis de Madrid y le consultes a ellos. Te dejo los datos:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *